Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar este sitio web, acepta nuestro uso de cookies. No guardamos ningún tipo de datos personales. Más información.

Prevención de incendios

Para que se inicie un fuego, es necesario que exista material inflamable, junto con una fuente de ignición y oxígeno.

Si el oxígeno se sustituye por nitrógeno, se reduce el riesgo de incendio o explosión.

La concentración máxima de oxígeno (CMO) es aquella a la que una sustancia ya no puede arder. Reduciendo la concentración de oxígeno por debajo de CMO se evitan explosiones y fuegos. (El nivel CMO depende de la sustancia).


Enviar a un amigo Imprimir Compartir