Cómo una revisión de mantenimiento completa consiguió reducir el tiempo de parada en 280 horas

Cada tres años, es necesario parar el compresor ZH de la fábrica de peróxido de hidrógeno de Solvay, en Póvoa de Santa Iria (Portugal), para efectuar una revisión. Mientras este compresor ZH esencial está parado, la producción se detiene. Por ello, cuando la compañía supo que necesitaba de una revisión que lo mantendría fuera de servicio durante tres semanas, los técnicos de Atlas Copco y Solvay desarrollaron un plan para llevar a cabo el proyecto de mantenimiento en tan solo nueve días de trabajo intenso.

Química y petroquímica Planes de apoyo al cliente Compresores exentos de aceite Clase 0

La revisión de un ZH en nueve días en lugar de en 3 semanas

Conforme a su contrato de mantenimiento preventivo, el compresor ZH de la fábrica de Solvay, de 10 años de antigüedad, necesita de una inspección general cada 24.000 horas, es decir, cada 3 años.


Equipado para ahorrar energía y garantizar fiabilidad, deben efectuarse trabajos de mantenimiento preventivo en este compresor de forma regular y, en esta ocasión, era necesario equilibrar los rotores. En circunstancias normales, este trabajo hubiese tardado tres semanas en realizarse, pero, puesto que este compresor ZH es fundamental para el proceso de producción, la compañía no podía permitirse este plazo.

“ Gracias a la flexibilidad y cooperación de Atlas Copco, y a que entendían el impacto que tendría la ausencia de este compresor en nuestra producción, logramos definir un plan de trabajo para repararlo en tiempo récord. ”

Ramiro Dionísio , Responsable de proyecto de Solvay

Sin margen de error

Para poder finalizar la reparación en 9 días, la programación no tenía margen de error. El primer día de trabajo, poco después del desmontaje de los rotores, una empresa de transporte internacional estaba ya esperando en la puerta para llevarlos a Alemania, donde se realizaría el equilibrado.

"No hay nadie que pueda hacer este trabajo en Portugal, por lo que las piezas debían enviarse directamente al fabricante", declara Ramiro Dionísio.

24 horas más tarde, los rotores llegaban a Alemania y 3 días después, el trabajo estaba finalizado y los rotores se habían devuelto a Solvay.

A continuación, un equipo formado por dos técnicos de Atlas Copco y dos empleados de Solvay volvieron a montar el equipo.

"Toda la reparación se finalizó en nueve días. El décimo día se monitorizó la máquina durante el trabajo en producción", dice Dionísio. "Esperamos que vuelva a durar al menos otras 80.000 horas".