Hoffmann Mineral confía en la soplante de tornillo ZS 132 exento de aceite

Para su nuevo proceso de trituración y refinamiento de tierra silícea, Hoffmann Mineral confía en la soplante de tornillo ZS que ofrece aire exento de aceite limpio y eficiente para el transporte neumático y la separación de aire.

exentos de aceite Soplantes Clase 0 Soluciones de AIRE inteligentes Tornillo rotativo

Hoffmann Mineral necesita 5000 metros cúbicos estándar de aire comprimido exento de aceite por hora, con una presión de 0,8 bar y a una temperatura definida. El fabricante comprobó que Atlas Copco ofrecía la solución más eficiente para esta aplicación. La soplante de tornillo ZS 132 de Atlas Copco ofrece la regulación precisa que requiere el proceso y necesita un tercio menos de energía que la siguiente mejor solución disponible para suministrar el caudal volumétrico necesario.

La automatización requiere un suministro ininterrumpido de aire comprimido limpio y fiable

“En nuestra industria se requiere un nivel muy alto de automatización”, explica el Dr. Karlheinz Schmidt, Director general de producción y tecnología de la empresa de procesado de tierra silícea Hoffmann Mineral GmbH, con sede en Neuburg an der Donau, Alemania. “Invertimos mucho, incluidas las inversiones de estabilización de la coyuntura actual, y crecemos continuamente. Nuestra última inversión ha sido en un molino de separación de aire, incluido un separador, que utilizamos para triturar el aglomerado de tierra silícea resultante del tratamiento térmico en un nuevo paso del proceso anterior”.

“El elemento clave es que, a diferencia de casi todos los demás molinos, este molino no funciona mecánicamente, sino mediante aire comprimido. El proceso es mucho más suave, tanto para nuestro producto como para las máquinas.”

Dr. Karlheinz Schmidt, Director general de producción y tecnología en Hoffmann Mineral GmbH

Después de todo, los molinos mecánicos (o “molinos de impacto”) funcionan de un modo muy abrasivo: las plantas se desgastan después de solo unas miles de horas de funcionamiento y la abrasión reduce la pureza de los productos fabricados. “Los productos adoptan un color gris y se convierten en conductores”, continúa explicando el ingeniero. “Para la diversa gama de aplicaciones de nuestros clientes, no es deseable ninguna de estas propiedades”.

Los productos de la empresa se utilizan en la industria como aditivos para caucho (alrededor del 70 %), pinturas y barnices. En Atlas Copco ha encontrado lo que buscaba (en forma de una soplante de tornillo de compresión exenta de aceite, modelo ZS 132, cuya velocidad de rotación se controla mediante un convertidor de frecuencia independiente. “La ventaja es que la máquina está diseñada para suministrar presiones de 0,3–1,2 bar y puede generar con exactitud la presión que necesitamos. Con otro compresor de tornillo tendríamos que haber comprimido a 3 bar y, a continuación, volver a descomprimir, lo que estaba fuera de toda discusión”. Asimismo, descartaron el enfoque alternativo de utilizar una soplante de lóbulos: solo podía suministrar una presión de 0,9 bar y se habría forzado al límite.

“La potencia instalada es de 132 kW. Esto es mucho menos que los 200 kW de la siguiente mejor solución que nos ofrecía otro proveedor. Esto quiere decir que, a plena capacidad, la máquina utiliza como mínimo un tercio menos de energía.”