Escariadores y vástagos

Combine su equipo con herramientas de Atlas Copco Secoroc.

Contacte con nosotros

Un amplio rango de tamaños

Los sistemas de escariado para perforación de chimeneas de Atlas Copco Secoroc cubren una amplia gama de tamaños, desde el diseño integral de 70 centímetros a los diseños modulares de 8 metros de diámetro.

Diseño personalizado

Nuestros productos se diseñan teniendo en cuenta la opinión e información facilitada por nuestros clientes para que ofrezcan la máxima versatilidad y sencillez de mantenimiento.

Fiabilidad y flexibilidad

La adaptación de los diseños de los escariadores de Atlas Copco Secoroc a los mejores cortadores de la industria permite obtener la combinación perfecta de fiabilidad, mantenimiento y flexibilidad, aunque lo mejor está aún por llegar.

Escariadores para chimeneas ciegas

Los robustos y bien diseñados escariadores para chimeneas ciegas de Atlas Copco Secoroc tienen una gran aceptación entre los perforistas de chimeneas de todo el mundo. La perforación de chimeneas ciegas tiende a depender más del sitio y la máquina que cualquier otra aplicación de perforación de chimeneas, ya que el escariador se empuja hacia arriba desde la máquina. El manejo seguro del equipo y los escombros en esta aplicación es la clave del éxito. Nuestros escariadores para chimeneas ciegas se han diseñado pensando en todas las dificultades que entraña esta aplicación.

Escariadores descendentes

Los diámetros típicos de escariado descendente son de hasta 1,2 metros. Este es el tamaño máximo para que la mayoría de las perforadoras de chimeneas equipadas para escariado descendente pasen a través de la mesa de trabajo. Con el método de escariado descendente, tras completar el barreno piloto se realiza un ciclo de escariado posterior. Todo se efectúa desde el nivel superior y los detritus pasan a través del barreno piloto al nivel inferior. Nuestra gama de escariadores descendentes están diseñados para facilitar la evacuación de detritus incluso a ángulos inferiores, ya que esto es fundamental para la eficacia del proceso de perforación.

Escariadores convencionales

La mayoría de las chimeneas de todo el mundo se perforan siguiendo el método convencional. Nuestra gama de escariadores cubre todo, desde diseños integrales con unos mínimos costes operativos y escariadores de perfil bajo hasta complejos sistemas de escariado modulares, cuyo diseño se ha centrado en la sencillez de uso y mantenimiento. Tanto si se enfrenta a limitaciones de espacio, restricciones de peso o tiene unas necesidades específicas, es muy probable que ya hayamos diseñado el equipo adecuado.

Abridores de orificios

La necesidad de ensanchar los barrenos pilotos perforados para chimeneas es más frecuente en la aplicaciones de minería donde se desea instalar líneas de servicios públicos o bombear pasta en operaciones de corte y relleno. Nuestra gama de ensanchadores finaliza en 0,7 metros. Para dimensiones mayores, se utiliza el tipo estándar de escariador con cortadores. Los ensanchadores están equipados normalmente con piñas. Una piña es un tercio de una broca piloto, mecanizada de tal manera que se puede atornillar o soldar en el cuerpo del ensanchador. Dependiendo del diseño, la estructura de corte del ensanchador la conforman entre tres y seis piñas. Las piñas utilizadas provienen de nuestra gama estándar de brocas piloto en el rango de tamaño de 9" a 17 ½". Por lo tanto, la dureza de la estructura de corte está comprendida entre IADC 6-1 y 8-3. Para aplicaciones específicas, se pueden fabricar con una estructura de corte aleatoria. Un barreno piloto perforado se puede ensanchar en cualquier dirección, mediante empuje o tracción.

Vástagos

Como conector entre el escariador y el tren de varillaje, el vástago tiene la tarea más exigente del sistema de perforación de chimeneas: transferir el empuje y el par de la máquina al frente de corte del escariador y, al mismo tiempo, soportar las fuerzas de flexión procedente del mismo. En nuestros vástagos hemos integrado la selección de materiales, los tratamientos superficiales y las zonas de flexión para mitigar los riesgos.