El Atlascopcosaurus

¡Atlas Copco tiene una especie de dinosaurio que lleva su nombre!

Con una longitud estimada de entre 2 y 4 metros y un peso de unos 125 kilos, el Atlascopcosaurus loadsi pertenecía a la familia de los Hypsilophodontidae y vivió durante el período Cretácico temprano, hace 100-120 millones de años. El nombre específico loadsi viene de Bill Loads, un director de Atlas Copco en Victoria que decidió apoyar el proyecto.

Cientos de voluntarios  
La Cueva de los Dinosaurios, una zona rica en restos fósiles, se encuentra en la costa sureste de Australia, cerca de Victoria. El Dr. Thomas H. Rich del Museo de Victoria y Patricia Vickers-Rich, de la Universidad de Monash, dirigieron proyectos de investigación en la zona durante un periodo de 10 años. En su primera visita a la zona en 1980, el Dr. Rich y dos compañeros descubrieron fragmentos de hueso fosilizado en roca. Cuatro años más tarde, un grupo de cientos de estudiantes voluntarios, paleontólogos y mineros comenzaron las excavaciones. Atlas Copco también se involucró y, durante los siguientes años, prestó su equipo y la asistencia de expertos para el proyecto.


Un reto enorme  
Los fósiles estaban incrustados en capas de arena, arcilla y barro, que se habían convertido en roca dura a lo largo de un periodo de más de cien millones de años. Para rescatar un kilo de hueso de dinosaurio, se debían retirar aproximadamente 30 kilos de roca. Los científicos trabajaban a menudo en túneles estrechos y oscuros, a veces llenos de barro y resbaladizos. Las cosas se complicaron aún más porque la excavación estaba cerca de un acantilado que caía abruptamente al mar.

Equipo de una fiabilidad impresionante  
El equipo que utilizó el grupo de investigación para las excavaciones incluía perforadoras, herramientas neumáticas y compresores de Atlas Copco de diversos tamaños. Thomas H. Rich se mostró agradecido por el apoyo que había prestado Atlas Copco y estaba impresionado con la fiabilidad del equipo.

““Fue precisamente por ese antecedente de fiabilidad que, cuando mucho más tarde, en 2007, decidí excavar un túnel experimental para recuperar dinosaurios del permafrost en la vertiente septentrional de Alaska, insistí en utilizar equipos de Atlas Copco para hacer el trabajo”.”