La soplante de tornillo ZS VSD aporta eficiencia a la planta de tratamiento de aguas residuales de Münster (Alemania)

En la instalación de tratamiento de aguas de infiltración en el centro de gestión de residuos de Münster, la soplante de tornillo ZS VSD exenta de aceite de Atlas Copco suministra aire a las bacterias aerobias.

exentos de aceite Tratamiento de aguas residuales Soplantes Clase 0 Soluciones de AIRE inteligentes Tornillo rotativo

La soplante de tornillo ZS VSD suministra aire exento de aceite para las bacterias

Tratamiento de aguas residuales en Münster, Alemania

La tecnología de bajo mantenimiento y el inversor de frecuencia integrado fueron factores decisivos para la utilización de la ZS 55+ VSD de alta eficiencia energética. En la instalación se han estado tratando aguas de infiltración procedentes de los dos vertederos centrales, uno de los cuales sigue en funcionamiento, durante 15 años. “Uno de los dos vertederos ya se ha cerrado”, manifiesta Christian Lüke, Gerente de operaciones. “Pero se seguirá filtrando agua durante mucho tiempo y deberemos tratarla en la planta principal de tratamiento de aguas residuales antes de la depuración final”. La basura doméstica allí depositada contiene medicamentos que duran décadas, recipientes medio vacíos de cambios de aceite o restos de pintura, a pesar de la separación de residuos. “Finalmente, llegarán algunos ingredientes activos a pesar de todos los esfuerzos por separar los residuos”, dice Lüke.

““Aquí no huele”, comenta el visitante al entrar en la instalación de tratamiento de aguas de infiltración en el centro de gestión de residuos de Münster.”

visitors of the plant

Exceso de presión de trabajo de hasta 1,2 bar

La gama de soplantes de tornillo ZS exentas de aceite está diseñada para caudales volumétricos de unos 250 a casi 4600 m3/h y un exceso de presión de trabajo de hasta 1,2 bar. La regulación de velocidad integrada (accionamiento de velocidad variable, VSD) instalada en la máquina en Münster se ajusta automáticamente a la demanda exacta de aire en cada momento. Las velocidades de las soplantes antiguas solo se podían regular con inversores de frecuencia externos. La ZS 55+ produce caudales volumétricos de hasta 1680 m3/h y es adecuada para aumentos de presión de entre 0,3 y 1,2 bar. Se puede ver el agua fangosa desde los puentes de los depósitos. Los depósitos de decantación donde se bombea el agua de infiltración en primer lugar tienen seis o siete metros de profundidad. En la planta de Münster se utiliza el proceso de ahorro de energía de desnitrificación aguas arriba; esto se hace en la primera quinta parte del depósito, donde las bacterias anaerobias están activas y no necesitan oxígeno. El agua de infiltración fluye y se desborda a la nitrificación aérea. La presión nominal de la aireación es de unos 0,86 bar. “Necesitamos entre 0,6 y 0,7 bar solo para compensar la presión de la columna de agua”, explica Rasch, “y 0,2 bar adicionales para inflar las membranas de los conductos de aireación”. Mientras tanto, la soplante de tornillo ZS VSD de Atlas Copco funciona permanentemente en la instalación; una de las dos soplantes de lóbulos rotativos se pone en marcha si aumenta la demanda de aire. La tercera soplante se utiliza como reserva y funciona de manera alternativa con la segunda unidad antigua.

Ventajas del accionamiento de velocidad variable

““El accionamiento directo y el inversor de frecuencia integrado fueron los factores decisivos”, manifiesta Christian Lüke en relación con la decisión de adquirir la ZS 55+ VSD cuando una de las tres soplantes antiguas de pistón rotativo sufrió una costosa avería en el motor.”

Christian Lüke, Responsable de la planta de tratamiento de aguas residuales de Münster (Alemania)

Estas máquinas requieren más mantenimiento debido a la transmisión por correa trapezoidal entre el motor y el engranaje que la soplante de tornillo Atlas Copco, donde el motor y el elemento compresor forman una unidad, añade Lüke. El motor de velocidad variable y el elemento de tornillo están embridados directamente en la carcasa de engranajes. “Las bacterias pueden sobrevivir un máximo de medio día sin aireación”, puntualiza el ingeniero, “por lo que debemos estar seguros de que la soplante va a funcionar con absoluta fiabilidad”. El nuevo compresor satisface este requisito, asegurando un suministro ininterrumpido de aire comprimido exento de aceite.