Nuestras soluciones
Soluciones de vacío

¿Cómo funcionan los sopladores?

Entonces, ¿cómo funciona un soplador? Al comienzo, el aire es absorbido por el lado de succión del dispositivo, los rotores y los impulsores giran, el aire entonces se presuriza y se libera.

Dependiendo de cómo mueven el aire, los sopladores pueden clasificarse como de desplazamiento positivo o centrífugo:

• Desplazamiento positivo: estos tipos de sopladores, que albergan dos rotores, atrapan un cierto volumen de aire; luego lo descargan o lo fuerzan contra la presión del sistema. Una vez en funcionamiento, un soplador gira a la misma velocidad, pero en direcciones opuestas para introducir aire en el soplador. A medida que los rotores giran, el aire es arrastrado hacia el lado de entrada del soplador y pasa a las áreas apretadas entre los rotores y la carcasa del soplador. Este aire se mueve alrededor de los rotores y la carcasa del soplador hacia el lado de salida. Cuando los rotores se abren hacia el lado de salida, la línea de descarga iguala la presión del aire. Dentro del soplador, el volumen de aire no cambia. Más bien, se desplaza de un extremo de la máquina al otro.

• Centrífugo: el aire entra en el centro de un impulsor giratorio y se divide entre las palas del impulsor. A medida que el impulsor gira, acelera el aire hacia afuera utilizando la fuerza centrífuga. En el alojamiento del soplador circundante, este aire de alta velocidad se difunde y disminuye la velocidad para crear presión. Debido a que las máquinas centrífugas operan con presión y caudal como variables dependientes, los sopladores centrífugos funcionan mejor como máquinas de carga base o en aplicaciones con presión constante.

Técnicas en Energía Comprimida