Menor consumo de gas natural mediante la recuperación de calor

Wernsing Feinkost necesita calor de proceso las 24 horas del día. Esta compañía cubre parcialmente sus necesidades (350 kW) mediante el uso de calor de compresión procedente de su instalación de aire comprimido. ¿Cómo? Con compresores de tornillo exentos de aceite ZR de Atlas Copco con un sistema de recuperación de energía

Compresores de tornillo Soluciones de recuperación de energía Alimentos y bebidas Compresores exentos de aceite Secadores con tambor rotativo Clase 0

Wernsing Feinkost GmbH, en Addrup (Essen), produce productos alimentarios para minoristas e industrias de restauración. Numerosas fábricas, especialmente líneas de transporte y envasado, funcionan con aire comprimido las 24 horas del día en tres turnos. Para Hartwig Sibbel, responsable de gestión medioambiental y energética, son las condiciones ideales para considerar el uso de recuperación de calor.

“Al comprimir aire, se genera calor y es necesario refrigerar continuamente los compresores. Queríamos utilizar este calor en nuestra sala de calderas para precalentar agua blanda para generación de vapor, que podemos utilizar como calor de proceso todo el año.”

Hartwig Sibbel, Gestión medioambiental y energética de Wernsing Feinkost GmbH

Hasta 350 kW de energía calorífica

Basándose en un cálculo exacto del consumo de aire comprimido, Atlas Copco propuso una instalación de aire comprimido con dos compresores de tornillo refrigerados por agua: los modelos exentos de aceite ZR 250 VSD y ZR 160, para una potencia total instalada de 410 kW.
La refrigeración por agua y la recuperación de calor se complementan a la perfección, ya que el agua de refrigeración, a temperaturas de hasta 90 °C, puede transferir muy fácilmente la energía de la compresión a través de un intercambiador de calor al circuito de calefacción de la sala de calderas.
Puesto que los dos compresores se utilizan casi al máximo de su capacidad, se dispone de hasta 350 kW de energía calorífica, lo que equivale a un 80-85% del consumo de energía eléctrica. La energía recuperada reduce el consumo de gas natural de esta compañía alimentaria y, a la vez, favorece la protección medioambiental al reducir el dióxido de carbono emitido a la atmósfera.
"La recuperación de calor no supuso un gran coste", afirma un satisfecho Hartwig Sibbel. Los nuevos compresores se instalaron cerca de la sala de calderas, lo que significa que bastaba sencillamente con un único intercambiador de calor.
Para aumentar aún más la eficiencia de la generación de aire comprimido, también se instaló un sistema de control y monitorización de ahorro energético ES en Wernsing.

Aire comprimido seco de gran calidad

Wernsing eligió un producto de Atlas Copco para sus equipos periféricos. Los secadores de adsorción de la serie MD garantizan siempre un punto de rocío a presión de -30 °C.
"Algunas de las conducciones están situadas en exteriores y zonas refrigeradas", explica el encargado de gestión medioambiental y energética. "Por ello, el punto de rocío a presión es, si cabe, más importante para evitar que se condense el agua en el sistema de aire comprimido, lo que supondría poner en peligro las válvulas y los cilindros". Los secadores con tambor rotativo utilizan el aire comprimido caliente para regenerar el desecante y, por tanto, no necesitan de ninguna energía adicional.

Seguridad alimentaria gracias al aire exento de aceite

Para Wernsing, también era imprescindible que el aire comprimido se generase exclusivamente mediante compresores exentos de aceite: "Producimos alimentos y queremos evitar a toda costa cualquier posibilidad de contaminación por aceite". Puede estar seguro de que así será, puesto que todos los compresores ZR de Atlas Copco están certificados conforme a la ISO 8573-1, Clase 0.