Nuestras soluciones
Herramientas y Soluciones Industriales
Productos y soluciones
Industrias atendidas
Herramientas y Soluciones Industriales
Productos
Herramientas y Soluciones Industriales
Equipos de energía
Productos y soluciones
Productos
Equipos de energía
Sistemas de almacenamiento de energía
Atlas Copco Rental
Productos y soluciones
Compresores de aire
Productos y soluciones
Productos
Compresores de aire
Productos y soluciones
Productos y soluciones

¿Qué debe tener en cuenta a la hora de elegir un generador?

26 de octubre de 2020

Los generadores son el motor principal de las obras, los proyectos de infraestructura y los actos y celebraciones de interiores de todo el mundo. Como fuente de alimentación versátil y fiable, no debe subestimarse su contribución a la productividad. En particular, no debe obviarse su capacidad de suministrar energía de la máxima importancia y servir de equipo auxiliar para aplicaciones tan variadas como proyectos de achique en zonas urbanas, industrias manufactureras, hospitales o suministro de energía para cocinas móviles que dan de comer a 5000 personas en una ubicación remota, por nombrar solo unas cuantas.  

No obstante, si bien se acepta que siempre hay un generador presente (a menudo la estrella a la que no se presta atención), puede haber ciertos aspectos, en particular en lo que a comparabilidad de rendimiento y envergadura de las unidades respecta, que deben tratarse antes de decidirse a adquirir o alquilar una unidad.

A continuación se indican cinco cuestiones de la máxima importancia que deben tenerse en cuenta a la hora de adquirir o alquilar un generador:

1. El tamaño sí que importa

El aspecto más importante que debe tenerse en cuenta al seleccionar la envergadura de un generador son las elevadas corrientes de entrada que se generan en el momento de arrancar motores eléctricos y transformadores, que suelen sextuplicar el valor de corriente de carga máxima. No obstante, las corrientes de entrada de los motores de alta eficiencia que se fabrican hoy en día pueden llegar a duplicar estas cantidades. 

En consecuencia, ha sido práctica habitual tomar el valor de kVA de arranque de los motores y los transformadores a modo de vara de medir para calcular la envergadura de un generador. Esta estrategia a menudo da como resultado que se seleccionen generadores con demasiada potencia para la carga de trabajo del motor, no aptos conforme a las necesidades de la aplicación correspondiente. Además, no se tienen en cuenta otros factores clave que desempeñan un papel fundamental en la selección de envergadura de los generadores, por ejemplo, los armónicos que generan los accionamientos de frecuencia variable y el arranque secuencial de los motores. 

Además, al arrancar motores o transformadores, pueden producirse caídas de tensión y frecuencia de consideración si el generador utilizado no es de la capacidad correcta. Asimismo, otras cargas conectadas a la salida del motor pueden presentar una mayor sensibilidad a estas bajadas de tensión y frecuencia que lo que lo hacen el motor o su motor de arranque, lo que a su vez puede provocar problemas. 

Por suerte, se dispone de ayuda para estos fenómenos. Ahora es posible equipar muchos generadores con soluciones que ayudan a aplacar los sistemas de excitación adicionales necesarios para el alternador. Normalmente, se ofrecen dos opciones: imanes permanentes o un devanado auxiliar. Ambas suministran al generador un valor de corriente que triplica el nominal para lidiar con los picos de entrada procedentes del motor eléctrico en lapsos mínimos de diez segundos, por medio de una corriente de excitación residual. 

En ciertos casos, se dispone incluso de opciones más avanzadas. Por ejemplo, algunos generadores incorporan un regulador de tensión automático digital (D-AVR), diseñado específicamente para lidiar con las elevadas corrientes de entrada de motores de arranque y transformadores. En ciertas aplicaciones determinadas, este tipo de controlador de tensión permite a los operadores elegir generadores de menor potencia gracias a la mejor gestión del comportamiento transitorio de la corriente. 

Otra opción es utilizar un sistema de "cierre previo a la excitación", que cierre el disyuntor en el mismo momento que el motor se pone en marcha. De este modo, la excitación puede aumentar gradualmente conforme lo hace el régimen del motor, lo que permite arrancar de manera muy suave las cargas conectadas al generador. Resultan de especial utilidad para transformadores elevadores con magnetización en instalaciones en las que se necesita de un valor de tensión intermedio. 

De esta manera, deja de ser necesario adquirir generadores de mayor envergadura que solo necesitan lidiar con la corriente de excitación eléctrica inicial que se produce posteriormente al arranque. Asimismo, gracias al control inteligente de la tensión del generador, también es posible reducir el consumo de combustible y los costes de mantenimiento y prolongar la vida útil de los equipos.

2. Modularidad

Aun si se parte de una única unidad, merece la pena preguntar al fabricante de los equipos qué medidas pueden tomarse para conectar en paralelo un generador individual con otros para conformar una instalación modular para el suministro de energía. Por ejemplo, ¿está el generador equipado de serie con esta función? Y ¿cuánto se tarda en vincular dos unidades? En muchos generadores, este proceso puede tardar menos de 10 minutos, pero no todos ofrecen esta opción. Por tanto, se recomienda encarecidamente hacer las pertinentes comprobaciones antes de decidirse a adquirir equipos, ya que esta capacidad puede ser necesaria en un futuro. 

Una vez coordinados por medio de una red de controladores, los generadores "plug and play" pueden encenderse y apagarse en función de las necesidades energéticas de la ubicación correspondiente en cualquier momento. Por ejemplo, es posible que solo estén activos uno o dos en periodos de baja carga, con la consiguiente reducción del consumo de combustible. De la misma manera, es posible que todas las unidades se activen en periodos de demanda elevada. 

La modularidad ofrece otras ventajas adicionales. En primer lugar, se disfruta de una mayor fiabilidad de los equipos, ya que la avería de un único equipo se mitiga configurando el resto para aumentar su potencia a fin de mantener la misma potencia de salida. Seguidamente, se reducen los costes y los tiempos de mantenimiento, gracias a que deja de ser necesario detener todo el suministro eléctrico durante la realización de labores de mantenimiento esenciales.

3. Sistemas de control y gestión de la energía

El sistema de control ideal debería contar con un amplio abanico de funciones. Por ejemplo, la capacidad de arrancar y programar la máquina a distancia, el envío de avisos (p. ej., de nivel de combustible bajo y otros problemas de funcionamiento), además de ofrecer muy diversos datos de análisis. Todo ello contribuye a un mejor aprovechamiento de la eficiencia del sistema de alimentación, al tiempo que ofrece información general muy valiosa sobre el proceso de aplicación. 

Muchos generadores de hoy en día incorporan sistemas de gestión de energía (PMS). Lo que los hace idóneos para alquiler es su diseño "plug and play", que permite configurarlos de manera rápida y sencilla. Un PMS ofrece los medios pertinentes para optimizar el consumo de combustible y el rendimiento de generadores conforme a la demanda de carga, y permite encender y apagar unidades proporcionalmente al aumento o la reducción de la carga. Además, también evita que los motores dañen los generadores en caso de funcionar con valores de carga reducidos, con la consiguiente prolongación de su vida útil.

4. Ahorro de combustible y autonomía

Gracias a diversas innovaciones en el diseño y mejoras en aras de la eficiencia energética, los grupos electrógenos transportables de hoy en día consumen mucho menos combustible de lo que era posible conseguir hace cinco años. El hecho de que ahora los últimos equipos puedan funcionar durante periodos más prolongados y con un menor consumo ha sido un factor de enorme importancia para el crecimiento del mercado. No obstante, no todos los generadores son iguales y el combustible puede ser caro, por lo que se recomienda preguntar a dos o tres fabricantes sobre el consumo de combustible previsto antes de invertir dinero. 

Asimismo, la modularidad también promueve el ahorro de combustible. Por ejemplo, tomando a modo de ejemplo las tendencias de demanda de una aplicación industrial común, la instalación de un generador de 1 MVA como fuente de alimentación principal puede suponer el consumo de 1,677 litros de combustible al día. El equivalente de tres generadores de 325 kVA cumpliendo una función similar son aproximadamente 1,558 litros (0,412 US gal). En tal caso, un ahorro anual de combustible de 30 000 € (36 334 $)es una cifra considerable, por no hablar de la reducción de 85 toneladas de CO2 a lo largo de un año. 

Las opciones de repostaje para generadores se están ampliando hoy en día y ahora incluyen el biogás y el gas natural. A pesar de que se trata de un mercado emergente, es importante comentar sobre estas tecnologías con un fabricante antes de invertir en un generador nuevo.

5. Tamaño físico y transporte

Merece la pena conocer si es posible remolcar las unidades o cargarlas sobre un camión, y observar si disponen de opciones como cáncamos de elevación y ranuras para carretilla elevadora. A la hora de utilizar varios generadores, también merece la pena plantearse la posibilidad de apilar las unidades una sobre otra para reducir al mínimo el espacio ocupado y por cuestiones de acceso. Estos factores se reflejan en el gasto operativo total y en los esfuerzos realizados en aras de reducir los costes en carbono.

Elegir un generador

En resumen

Generadores diésel

Generadores diésel QAS

Debe tener en cuenta todos los factores que entran en juego en el momento de elegir equipos de una determinada envergadura. En caso de duda, basta con aplicar una sencilla regla para calcular de manera estimada el arranque del motor: 1 kW nominal por cada entre ¾ y 1 CV indicado en las especificaciones de la placa de características del motor. Sea siempre conservador al respecto y recuerde que los generadores están diseñados para trabajar en condiciones exigentes y que cuanto más se aproxime la potencia real a las necesidades de la aplicación, mejores serán los resultados.

Considerar la modularidad da sus frutos, porque no siempre más grande significa mejor. La modularidad no es un concepto exclusivo de instalaciones de gran tamaño, sino que también puede resultar de gran utilidad con unidades que se aproximen a unos 150 kVA.

Para aquellos usuarios, contratistas y empresas encargadas de celebración de eventos que siempre hayan alquilado generadores de la misma envergadura o potencia, es hora de pedir consejo a expertos sobre las últimas innovaciones, diseñadas para adaptar la potencia contratada a la correspondiente aplicación.
Sergio Salvador

Sergio Salvador

Jefe de marketing de producto: alimentación