Nuestras soluciones
Herramientas y Soluciones Industriales
Productos y soluciones
Industrias atendidas
Herramientas y Soluciones Industriales
Productos
Herramientas y Soluciones Industriales
Equipos de energía
Productos y soluciones
Productos
Equipos de energía
Sistemas de almacenamiento de energía
Compresores
Productos y soluciones
Productos
Compresores
Productos y soluciones
Productos y soluciones
Sistemas de almacenamiento de energía

Producción ecológica

El coste real de un compresor

Todo el mundo ha experimentado el típico "susto al ver el precio". Esa sensación de ver el precio de un artículo y pensar que es muy alto. Sin embargo, en muchos productos, el precio que figura en la etiqueta es tan solo una pequeña parte de su coste total. Por eso es fundamental tener en cuenta el coste total de propiedad (TCO), es decir, el coste real que supone comprar, mantener, accionar y, a la larga, reciclar un compresor de aire.  

Los compresores son un ejemplo representativo de lo pronunciada que puede ser la diferencia entre la inversión inicial y el coste total de propiedad. El precio de compra de un compresor de aire industrial representa solo el 20 % de su coste durante su ciclo de vida. La mayoría de ese coste, aproximadamente el 80 % del TCO, puede atribuirse a gastos energéticos y el resto al mantenimiento.

Esto significa que lo peor que se puede hacer al comprar un compresor es mirar solo su precio de compra sin tener en cuenta los costes posteriores. Normalmente, los compresores más baratos no suelen ser muy eficaces en términos energéticos, lo que significa que terminan saliendo más caros. Solo son una buena opción en los pocos casos en los que el compresor solo se utiliza ocasionalmente.   

Reducción de los costes operativos del compresor

ROI icon savings TCO total cost of ownership

En la mayoría de los demás casos, la mejor forma de ahorrar dinero con el tiempo es limitar los costes operativos del compresor. Puesto que constituyen un porcentaje tan alto del coste total de propiedad, el punto de partida más lógico es reducir los gastos energéticos. Esto se puede lograr de forma sencilla y eficaz mediante la compra de un compresor exento de aceite o con inyección de aceite de bajo consumo.


Nuestro compresor VSD+ con accionamiento de velocidad variable puede reducir el consumo de energía hasta un 50 %, lo cual supone un ahorro de mucho dinero durante muchos años. El enorme ahorro energético permite a los operadores recuperar rápidamente todos los costes de la inversión, normalmente en el plazo de un año.

Muchos países ofrecen beneficios fiscales u otros incentivos por cambiar a compresores que ayuden a preservar la energía.

Además de su eficacia y del ahorro que aportan, los compresores de alta calidad tienen otras ventajas. Su fiabilidad puede reducir los costes operativos del compresor ampliando la vida útil de la máquina y los intervalos de mantenimiento. Un compresor fiable puede evitar costosos tiempos de inactividad y el aire de alta calidad que produce puede proteger los equipos en los que se utiliza.

Muchos de estos beneficios no son solo de tipo económico. La reducción del consumo de energía también contribuye a un entorno más ecológico y a reducir la eliminación de residuos mediante compresores y otros equipos que duran más.


Costes operativos ocultos del compresor

Además de los ahorros obvios que puede generar un compresor de gama alta, también hay que tener en cuenta los “costes indirectos”. Algunos ejemplos son:

  •  un compresor compacto libera espacio en las instalaciones de producción, 
  • un compresor silencioso es más atractivo para los empleados y reduce la necesidad de comprar protectores auditivos, 
  • y un compresor que genera pocas emisiones es beneficioso para la salud de los empleados.

Por todas estas razones, conviene investigar no solo el precio de los compresores, sino también los costes operativos asociados a ellos. Y si tiene alguna duda sobre cómo calcular el coste total de propiedad, nuestros expertos estarán encantados de aconsejarle.