Our solutions
Atlas Copco Rental
Solutions
Flota de alquiler
Atlas Copco Rental
Accesorios
Compresores de aire exentos de aceite
Flota de alquiler
Compresores de aire exentos de aceite
Compresores de aire exentos de aceite
Compresores de aire lubricados con aceite
Flota de alquiler
Compresores de aire lubricados con aceite
Compresores de aire lubricados con aceite
Generadores de nitrógeno
Flota de alquiler
Compressors
Solutions
Productos
Compressors
equipos de aire y gas de proceso
Gama de soluciones industriales de tratamiento de condensados
Productos
Gama de soluciones industriales de tratamiento de condensados
Gama de soluciones industriales de tratamiento de condensados
Gama de soluciones industriales de tratamiento de condensados
Gama de soluciones industriales de tratamiento de condensados
Servicio y recambios
Compressors
Maximice la eficiencia
Servicio y recambios
Maximice la eficiencia
Maximice la eficiencia
Repuestos para compresores de aire
Servicio y recambios
Repuestos para compresores de aire
Repuestos para compresores de aire
Repuestos para compresores de aire
Repuestos para compresores de aire
Repuestos para compresores de aire
Servicios postventa globales para turbomaquinaria
Servicio y recambios
Herramientas y Soluciones Industriales
Solutions
Herramientas y Soluciones Industriales

¿Cómo preparar su sistema de aire comprimido para el invierno?

Installing an Air Compressor Compressor Installations How-To Compressed Air Wiki Compressors

Centrarse en el mantenimiento y garantizar un funcionamiento adecuado son prácticas estándar que siguen la mayoría de las instalaciones, sobre todo cuando se trata de prepararse para el próximo invierno. Cuando la temperatura ambiente desciende cerca o por debajo del punto de congelación, los responsables de equipos de aire comprimido deben conocer algunas comprobaciones sencillas para asegurarse de que la producción esté protegida y evitar así costosas e innecesarias facturas de reparaciones.

1. ¿Qué se debe considerar cuando la temperatura cae en picado?

El agua de refrigeración o el propio condensado del aire comprimido podrían ser un problema. Independientemente del tipo de sistema que se utilice, es primordial asegurarse de que se haya tratado el sistema de refrigeración, al igual que se trata el coche para evitar que el agua de refrigeración se congele a baja temperatura. Asegúrese de que estén aislados todos los purgadores, sistemas de tuberías, etc. que estén expuestos (que discurran por fuera del edificio, por ejemplo), como haría con su propio sistema de agua doméstico. Esto puede evitar no solo que revienten las tuberías, sino también que entre el condensado en el suministro de aire.

En casos extremos puede ser beneficioso agregar también algún sistema de trazado eléctrico (un elemento de calentamiento que recorra la parte exterior de las tuberías o purgadores). Esto es especialmente útil si se utiliza un secador refrigerado, en el que las tuberías expuestas podrían tener una temperatura más baja que el punto de rocío del secador, por lo que se produciría condensado después del secador. Si hay humedad, asegúrese de comprobar las aberturas de entrada de aire para asegurarse de contar con una protección adecuada ante lluvias torrenciales (o nieve), ya que esto podría saturar el filtro de aire o formar hielo en la entrada de aire.

Sugerencia: Si tiene un compresor, secador o separador de agua y aceite parado y ya no lo utiliza, es aconsejable quitar ese condensado o agua de refrigeración sin tratar, ya que esto puede agrietar las tuberías o los refrigeradores.

2. ¿Se ha planteado contar con un sistema de recuperación de calor?

Aunque los compresores de aire se utilizan principalmente para proporcionar aire comprimido, al hacerlo también generan grandes cantidades de calor, que puede recuperarse y utilizarse en varios procesos dentro de una planta o instalación. En condiciones óptimas, se puede recuperar hasta el 90 % del calor producido por la compresión de aire. Un sistema de recuperación de calor puede compensar el coste de producción de agua caliente para baños y limpieza de equipos, además de actuar como una fuente de calor para un espacio de trabajo, almacén, muelle de carga o entrada.

Busque descuentos o subvenciones de proveedores locales para ayudar a compensar el coste de la inversión en un nuevo equipo más eficiente con capacidad de recuperación de energía. Algunos proveedores de servicios públicos ofrecen subvenciones para promover la energía sostenible, que se utiliza en sistemas de recuperación de calor, y para sustituir un compresor de velocidad fija por un modelo de accionamiento de velocidad variable. Póngase en contacto con el proveedor local de servicios públicos o con un profesional de ventas de productos de aire comprimido para obtener más información sobre estas ofertas especiales.

Sugerencia: Si preparar su sistema de aire comprimido para el invierno le parece demasiado complicado, invierta en un plan de mantenimiento permanente con su proveedor de compresores de aire. Las plantas bien mantenidas suelen ser las más eficientes energéticamente y las que sufren un menor tiempo de parada en comparación con las plantas para las que el mantenimiento no es la principal prioridad.

3. Comprobación de anomalías en los purgadores

Los purgadores de condensado pueden ser de los componentes más ignorados u olvidados en lo que respecta a los sistemas de aire comprimido. A menudo, o bien no existen estos purgadores, o bien se instalan y se mantienen ocultos, por lo que se olvidan; cualquiera de los dos casos puede provocar problemas. La principal labor de un purgador de condensado es liberar el agua no deseada de equipos específicos, ya sea el compresor de aire, el depósito de aire, el secador o el filtro. Estos purgadores tienen una función importante, ya que a menudo su existencia elimina la necesidad de drenar manualmente el equipo.

Los dos tipos principales de purgadores presentes en la actualidad en los sistemas de aire comprimido son los purgadores con temporizador y las válvulas de purga electrónicas sin pérdidas. Los purgadores con temporizador son una opción muy popular, ya que son rentables y fáciles de instalar, aunque bastante fiables. El problema de los purgadores con temporizador es que se tienen que ajustar los intervalos entre los ciclos de drenaje en función de la estación o de la necesidad de la aplicación, ya que la sincronización inadecuada puede hacer que se retenga el condensado, mientras que tenerlos abiertos durante demasiado tiempo malgasta el aire comprimido de manera innecesaria.

Los purgadores electrónicos sin residuos son cada vez más populares en la actualidad, ya que no malgastan aire comprimido durante la liberación de la condensación y se pueden mantener fácilmente con un simple kit de reacondicionamiento. Teniendo en cuenta el pequeño orificio de estos purgadores, es importante examinarlos y probarlos para garantizar que la abertura esté libre de obstrucciones y así permitir un funcionamiento adecuado. Como regla general, los purgadores se deben reconstruir o sustituir al menos una vez al año y, teniendo en cuenta que no son productos caros, es normalmente la memoria la que hace que nos olvidemos de ellos, más que el gasto real. Agregue los purgadores a su lista de actividades de mantenimiento rutinario para asegurar su eficacia.

4. Mantenimiento de los filtros de aire

Cuando se trata de sistemas de aire comprimido, como sucede con los purgadores, los filtros suelen dejarse para el último momento. Sin embargo, los filtros desempeñan una función importante para garantizar la pureza del aire necesaria para una aplicación determinada. Los filtros bloqueados o sobresaturados no tendrán la misma capacidad para eliminar el polvo, las partículas, el aceite o los líquidos del aire comprimido, lo que puede dar lugar a una posible contaminación. Además, los filtros obstruidos producen caídas de presión en todo el sistema, lo que puede afectar a la producción y las paradas de los equipos, o hacer que el sistema de aire comprimido tenga que trabajar de manera más intensa y aumente el consumo de energía a lo largo del tiempo. Es aconsejable y preferible realizar comprobaciones y mantenimientos programados de los filtros de aire para garantizar la pureza del aire adecuada y el funcionamiento sin problemas. Se recomienda sustituir anualmente el cartucho para evitar riesgos.

5. Detección y reparación de fugas

Con frecuencia es difícil localizar o escuchar una fuga de aire en el sistema de tuberías de aire comprimido, pero eso no significa que no las haya. Dependiendo de la antigüedad del sistema de tuberías y de su configuración, las fugas de aire pueden representar el 25 % o más del consumo de aire comprimido de una planta determinada. Las fugas de aire se pueden clasificar como demanda de aire artificial, ya que solo malgastan el aire comprimido y no sirven para ningún otro fin que hacer que el sistema de aire comprimido funcione de manera ineficiente. Algunas fugas grandes se pueden escuchar y atenderse fácilmente, pero son las más pequeñas las que requieren la máxima atención antes de convertirse en un problema mayor y provocar posibles caídas de presión y la interrupción del proceso de producción. Como las fugas más pequeñas son difíciles de detectar, se recomienda invertir en una auditoría de aire comprimido para reconocer y reparar las fugas existentes, lo que dotará al sistema de aire comprimido de una mayor productividad y eficiencia.


Artículos relacionados

¿Cómo reemplazar un compresor de aire?

Sustituir el compresor antiguo por uno nuevo puede parecer un poco desalentador, pero es mucho menos complicado de lo que parece. Vamos a explicar lo que debe tener en cuenta si está pensando en reemplazar su compresor de aire actual.

¿Qué es un depósito de aire?

Un depósito de aire, también llamado depósito de aire comprimido, es una parte de cualquier sistema de aire comprimido. Obtenga más información acerca de ellos aquí.

La calidad del aire comprimido

Se deben tomar varias decisiones a la hora de instalar un sistema de aire comprimido para que se adapte a las diferentes necesidades y proporcione la calidad de aire necesaria.